LO IMPORTANTE.

 

 

En el mismo pupitre de cada dia, la soledad me invade como casi siempre.  En la clase estoy acompañado de niños y profesores pero el estar aqui hace que me sienta cada dia mas solo , me estan destruyendo poco a poco y nadie hace nada por impedirlo.

Mirando por la ventana intentando mantener mi mente distraida empiezo a notar agua caer por mis mejillas, las lagrimas brotan y por mas que intento reprimirlas salen solas.

Otra vez me estan mirando, el semblante melancolico de mi cara cambio volviendose rudo, no quiero que nadie me mire, no quiero que se vuelvan a reir mas de mi y en ese momento no necesite palabras, con mis desafiantes ojos esa chica aparto la vista de inmediato.

Llego la hora del recreo, cogi mi bocata y me quede en una esquina, esos 30 minutos me fortalecen, nadie me molesta, pero ¿Otra vez esa chica? No puede ser, se esta acercando ¿Que hago?

En mi mente resonaban las mismas palabras una tras otra, vete, vete, vete, pero la chica esta vez no hizo caso a mi mirada brusca y prosiguio hacia mi. Hola me llamo Angela, ¿Te parece bien que me coma el bocadillo contigo? Desde ese dia nos hicimos inseparables, a su lado los dias se hicieron mas llevaderos.

Angela es muy apuesta todo lo contrario a mi, yo soy bajito, gordito y llevo gafas, por eso todos los niños se meten conmigo, pero ella es diferente, ella me quiere y es la unica que sabe como soy, la unica que ha hecho por conocer mi persona.

Tengo 14 años y Angela tambien, ahora somos novios. 

Los años pasaron y ya somos mayores de edad, yo estoy yendo al gimnasio, los kilos van aumentando y he decidido cuidarme. Cada vez me gusto mas, me siento mas seguro, ahora me aceptan, me tratan como a uno mas y me siento mejor.

Un dia Angela me dijo que estaba cambiando y yo se lo negue rotundamente, ¿No me digas que estas celosa porque ahora soy guapo?

Hasta que un dia decidi abanonarla por otra, los años se volvieron monotonos y necesitaba cambiar de aires.

Una mañana iba paseando y me cruce con una vecina y me dijo estas palabras, has cambiado tanto que pareces otro, no solo fisicamente,  en todos los aspectos, me gustabas mas antes.

Pasaron los años y aun las palabras de esa vecina las llevo clavadas en el alma, la entiendi de inmediato a que se referia, pero no quise darme cuenta.  Deje escapar a la chica de mi vida por una barbie sin corazon, rompi el corazon a la unica persona que creyo en mi desde el primer dia, a la unica persona que me quiso de verdad, y yo la abandone comportandome como los crios que odie cuando era pequeño. Me deje guiar por lo superficial dejando atras lo emocional, y al final he optenido lo que con mis actos he merecido.

Hace unos dias vi a Angela acompañada con un hombre y sus dos hijos, a cada cual al final nos llega el castigo que nos merecemos, ahora yo me siento solo aun rodeado de gente, porque al final como a aquel niño de antaño la soledad es la amiga que nunca se va de mi lado.

 

 

Holita, aqui estoy otra vez 🙂

El otro dia me cruce con un tio supermusculoso y unos andares de chulito que me dio que pensar, ¿Realmente estos son los hombres que merecen la pena? ¡¡Ja!! quien se suele guiar por lo superficial solo se lleva eso, una apariencia.

 

cuidaos y hasta la proxima 😉

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ana.
    Mar 30, 2011 @ 10:34:43

    Hola jasunica.
    Ai, este mundo loco en el cual nadie está conforme con lo que tiene. No es que esté en desacuerdo con esto ya que el inconformismo nunca he pensado que sea exclusivamente algo malo. Creo que es bueno siempre y cuando sea constructivo y no destructivo. Para sumar a lo que ya tenemos y no para deshacernos de lo que hasta ese momento hemos construido.
    A veces nos empeñamos en ver nada mas que lo malo incluso donde no lo hay, y aunque los cambios son buenos, si estos implican traicionarse a uno mismo el resultado siempre será el mismo; una vida llena de cosas y en el fondo de nada.

    Como siempre me gusto mucho lo que pusiste. No solo eso, te implicas en tus escritos dando pistas con ellos, las cuales si sigues te mostraran un poco mas de jasunica la sirena del wordpress 😉
    Cuídate, y no tardes en volver 😀

    Responder

  2. elisheba30
    Mar 31, 2011 @ 11:22:45

    Hola jasunica,ultimamente suelo decir que mi mente esta algo embotada,pero en este caso aun esta mas,tengo una historia que lei hace tiempo y me gusto mucho,a ver que te parece…es largo pero te gustara.

    LA APARENCIA NO LO ES TODO…

    John Blanchard se levanto de la banca, alisó su uniforme de marino y estudio a la muchedumbre que hormigueaba en la Grand Central Station. Buscaba a la chica cuyo corazón conocía, pero cuya cara no había visto jamás, la chica con una rosa en su solapa. Su interés en ella había empezado trece meses antes en una biblioteca de Florida. Al tomar un libro de un estante, se sintió intrigado, no por las palabras del libro, sino por las notas escritas a lápiz en el margen. La suave letra reflejaba un alma pensativa y una mente lúcida. En la primera página del libro, descubrió el nombre de la antigua propietaria del libro, Miss Hollis Maynell.
    Invirtiendo tiempo y esfuerzo, consiguió su dirección. Ella vivía en la ciudad de Nueva York. Le escribió una carta presentándose e invitándola a cartearse. Al día siguiente, sin embargo, fue embarcado a ultramar para servir en la Segunda Guerra Mundial. Durante el año y el mes que siguieron, ambos llegaron a conocerse a través de la correspondencia.
    Cada carta era una semilla que caía en un corazón fértil; un romance comenzaba a nacer. Blanchard le pidió una fotografía, pero ella se rehuso. Ella pensaba que si él realmente estaba interesado en ella, su apariencia no debía importar. Cuando finalmente llego el día en que el debía regresar de Europa, ambos fijaron su primera cita a las siete de la noche, en la Grand Central Station de Nueva York. Ella escribió:
    “Me reconocerás por la rosa roja que llevaré puesta en la solapa.” Así que a las siete en punto él estaba en la estación, buscando a la chica cuyo corazón amaba, pero cuya cara desconocía. Dejaré que Mr. Blanchard relate lo que sucedió después:
    “Una joven venia hacia mí, y su figura era larga y delgada. Su cabello rubio caía hacia atrás en rizos sobre sus delicadas orejas; sus ojos eran tan azules como flores. Sus labios y su barbilla tenían una firmeza amable y, enfundada en su traje verde claro, era como la primavera encarnada. Comencé a caminar hacia ella, olvidando por completo que debía buscar una rosa roja en su solapa. Al acercarme, una pequeña y provocativa sonrisa curvo sus labios. “Vas en esa dirección, marinero?”- murmuró.
    Casi incontrolablemente, di un paso para seguirla y en ese momento vi a Hollis Maynell. Estaba parada casi detrás de la chica. Era una mujer de más de cuarenta años, con cabello entrecano que asomaba bajo un sombrero gastado. Era bastante llenita y sus pies anchos como sus tobillos, lucían unos zapatos de tacón bajo.
    “La chica del traje verde se alejaba rápidamente. Me sentí como partido en dos, tan vivo era mi deseo de seguirla y, sin embargo, tan profundo era mi anhelo por conocer a la mujer cuyo espíritu me había acompañado tan sinceramente y que se confundía con el mío. Y ahí estaba ella. Su faz pálida y regordeta era dulce e inteligente, y sus ojos grises tenían un destello cálido y amable. No dude más. Mis dedos afianzaron la gastada cubierta de piel azul del pequeño volumen que haría que ella me identificara. Esto no sería amor, pero sería algo precioso, algo quizá aun mejor que el amor: una amistad por la cual yo estaba y debía estar siempre agradecido.
    Me acerqué, la saludé y le extendí el libro a la mujer, a pesar de que sentía que, al hablar, me ahogaba la amargura de mi desencanto: “Soy el teniente John Blanchard, y usted debe ser Miss Maynell. Estoy muy contento de que pudiera usted acudir a nuestra cita. ¿Puedo invitarla a cenar?- La cara de la mujer se ensancho con una sonrisa tolerante. “No se de que se trata todo esto, muchacho,- respondió, -pero la señorita del traje verde que acaba de pasar me suplicó que pusiera esta rosa en la solapa de mi abrigo. Y me pidió que, si usted me invitaba a cenar, por favor le dijera que ella lo esta esperando en el restaurante que esta cruzando la calle. Dijo que era algo así como una prueba!
    No es difícil entender y admirar la sabiduría de Miss Maynell. La verdadera naturaleza del corazón se descubre en su respuesta a lo que no es atractivo. “Dime a quien amas,” escribió Houssaye, “y te diré quien eres.” No se ve bien sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos.
    PD:Moito moito moito

    Responder

  3. jasunica
    Abr 01, 2011 @ 17:59:14

    Bueno como siempre deciros que gracias por vuestras firmicas chicas 😉
    Anita, pero que bien te explicas jeje, y que razon tienes, me quedo con esta frase; A veces nos empeñamos en ver nada mas que lo malo incluso donde no lo hay, y aunque los cambios son buenos, si estos implican traicionarse a uno mismo el resultado siempre será el mismo; una vida llena de cosas y en el fondo de nada.
    Esta bien cuidarse, pero no hay que llegar a obsesionarse tanto , el fisico no nos da toda la felicidad, al contrario, la gente que se exige tanto viven en un sinvivir.
    Belsaita, aii, la historia me ha gustado, normalmente en lo primero que nos fijamos es en el fisico y si no nos gusta no damos la oportunidad de conocer el interior de esas personas, y segurisimo que perdemos por el camino a personas increibles.
    Este chico, el de la historia se ha portado muy educadamente. Ha hecho lo que tenia que hacer, seguir comporandose tal cual con ella, pero cuando vio a esta chica ya no penso en ella como mujer, solo como una amiga.

    Hasta la proxima 🙂

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: