EL CHICO Y EL DRAGÓN.

j

Corro tan rápido que mis piernas no pueden acelerar mas el paso, voy a caer, no tengo fuerza, pero  no puedo rendirme, huye deprisa no mires hacia atrás, escapa, no quiero morir. Socorro ayudadme, malditos, ¿por que me seguís? Dejadme en paz, solo robe un trozo de pan, tenia hambre, por dios, ¡¡no me matéis!!

¡Oh no! quiero huir de la muerte y si sigo recto me voy directamente al infierno, ¿que hago?

No tengo elección, estos infames no se atreverán a entrar al templo del gran dragón, que los ángeles se apiaden de mi alma.

Saltando obstáculos y tropezando con todo ya que los nervios le traicionaban no dejándole ver con claridad, se detuvo cuando se dio cuenta de que sus enemigos no siguieron el camino del infierno. El cuerpo le temblaba tanto que un frío sobrecogedor le inundó por dentro. Respirando hondo intentando relajarse examinó el lugar  mas detenidamente y su pánico aumento. Todo lo que contemplaba a su alrededor era aterrador.

Olía a putrefacción, había cuerpos de animales descomponiéndose y sus arcadas terminaron con un asqueroso vomito.

No podía casi respirar, hedía a perros muertos, y medio aturdido pensaba en como salir de esa espantosa pesadilla.

Se hallaba en una situación insostenible, no veía escapatoria a ese espantoso y maloliente lugar.

Dándose por vencido se tiró de rodillas y deslizándose lágrimas por su rostro se despidió del mundo. De ese mundo que había sido tan injusto, porque a pesar de su corta edad, se lo llevaba sin grandes culpas. Sin haber vivido realmente. Solo una pesadilla tras otra.

Estaba allí por el simple hecho de haber robado un trocito de pan porque no tenía dinero para pagarlo. Estaba en la mas absoluta miseria.

_ Me quedare aquí quieto esperando a ser devorado por el grandioso y malvado monstruo. Terminare mi trayecto aquí_

Recordando con todos los detalles la historia que le contó su abuela de cuando una bestia arrasó el poblado donde vivía él con sus padres.

Mató a miles de personas, incluidos los padres de Jacke, gracias a ellos sobrevivió, ya que consiguieron esconderle salvando su vida.

¿Y ahora esto? ¿Por que una vida tan injusta? lo decía tragando saliva llorando con un profundo y largo llanto.

Perdisteis la vida a manos de el monstruo salvándome para que ahora yo termine muerto ante la misma bestia. ¿Para eso moristeis por mí?

Un ruido lo sobresaltó apartando sus frustrados pensamientos de tristezas, cuando elevó la vista intentando descubrir de  donde venia el rugido.

Al instante sintió que le cogían el pelo y se lo estiraban.

_ ¿Quien anda ahí?_ Preguntó aterrado.

El lugar era oscuro y no distinguía bien, pero cuando tuvo de frente al culpable del juguetón acto se quedó desconcertado, ¿una cría de dragón?, atónito pensó.

_ Ay dios mío, tu madre tiene que andar por aquí cerca. Vete. Vete pequeñazo. Lárgate_ lo dijo tremendamente nervioso moviendo las manos.

El chiquitín no le hizo caso y se puso a jugar con sus manos, lamiéndolo. El chico quedo atónito contemplando la escena, pero…

Un rugido estremecedor resonó en la estancia. Al muchacho el vello se le erizó.

_ Ay madre. Ay madre. Vete enano. Vete con tu mami, no quiero jugar contigo_ Gritó con voz temblorosa.

Un gran dragón se plantó frente a sus ojos._ ¡¿Como osas intrometerte en mi espacio y estar cerca de mi hijo maldito humano?!_ Dijo con voz enfurecida.

_ Ay… si habla mi idioma_ Murmuro el chico. _No me mates por favor.

Escape de unos malvados y no me quedó mas remedio que refugiarme aquí, y ha sido tu pequeñín el que ha venido hacia mí. El puede decirte que no le he echo daño, al contrario, quería jugar conmigo.

_ Cállate insolente escoria, deja de balbucear_ Y sujetándolo entre sus colmillos elevó el vuelo.

Por favor. No. No. No. Seré tu esclavo. Cazare para ti, pero no me mates, ten piedad de mí por fav…_ Y sin poder terminar la frase se desmayo en la boca de la temida bestia.

Una vez despertado, un escalofriante sentimiento se apodero de Jacke recordando a la monstruosa y salvaje asesina. _ ¿Donde estoy?_ Dijo  incorporándose velozmente mirando de un lado para  otro.

_¿Me ha encarcelado? ¿Que pretendes, dejarme aquí tirado hasta que muera de hambre para después ser devorado por tu espantosa y grandiosa dentadura?

No quiero sufrir, me oyes. No quiero padecer más. Mátame_ Gritó el chico desconsoladamente a la vez que dando fuertes porrazos a los barrotes que impedían su libertad para llamar la atención de la destructora de vidas.

Un descomunal ser se aproximaba dificultando su visión, y la respiración se le paró. Cuando se puso en frente, la dragona comenzó a hablar.

_ Escúchame maldito humano. Si quieres permanecer vivo mas vale que cierres esa bocaza por tu bien. Como me harte vas a saber cual es el poder de mi ira, y créeme no te gustaría saberlo.

En un santiamén podría arrancarte la lengua de cuajo, por no decir otra cosa. Así que cuidadito conmigo.

He considerado tu oferta, a partir de este momento serás mi esclavo. Atiende bien a lo que te voy a decir. Tu corazón sigue latiendo gracias a mi hijo, pero como te acerques a el no tendré compasión ninguna, ¿entendido?_

Al  joven no le quedó mas remedio que afirmar con la cabeza, comprendiendo en ese instante que a raíz de aquella conversación su vida en libertad acababa.

Jacke estaba muerto de hambre. Las tripas le crujían tanto que no podía saciar su apetito por más que insistiera en pensar en otra cosa.

De repente un trozo de carne le golpeó las piernas. _ ¡Pero que!…_

_Tu comida_ Dijo el animal con  voz seca.

_ ¿Mi comida? ¿No pretenderás que me coma la carne cruda?_ la dragona mientras el chaval preguntaba, se alejó poco a poco con un absoluto silencio.

_ Maldita mi suerte_ Despotricó maldiciéndose así mismo acordándose del asqueroso día que robo el pan.

En fin no me queda otra cosa que probar a hacer fuego con estas piedras. Total, tengo todo el tiempo del mundo si antes no me muero de hambre.

Surgieron las horas y el chico incansable seguía meneando las piedras sin conseguir su objetivo.

Un escalofriante aliento lo paralizó rápidamente.

_ Aparta sabandija, me tienes aburrida con tanto escándalo_ Y una llamarada salió de la boca de la enorme bestia dejando al chico patidifuso.

Se quedó tan bloqueado que ni se dio cuenta que el vapor del calor lo estaba quemando, hasta que decidió salir por patas o su culo corría peligro de ser chamuscado.

Con aceleradas zancadas se alejó del peligro pensando, bueno, al menos me ha ayudado a encender el fuego. Y recordando el momento se alejó con una tímida sonrisa en sus labios.

Los días pasaban y el chico obedecía entre regañadientes las órdenes. Tenía que cazar majestuosos animales, y todas las veces que lo había intentado fueron fallidas.

Una mañana al joven le vino una idea a la mente, dándose cuenta que su mayor equívoco  era el ruido que hacia al desplazarse con sus torpes piernas, tenia que ser mas sigiloso. Eso es. Pero no tengo arma. Seré estúpido.

Tengo que hacer una flecha con esa rama de allí. Afilare su punta.

Buscare una piedra puntiaguda.

Unas horas mas tarde el chaval tenía su flecha hecha.

Diviso en la lejanía a un cervatillo comiendo hierba, a la izquierda había unos matojos que serian ideales para su escondite.

Fue muy despacito casi gateando en busca de su presa hasta llegar al lugar elegido.

La dragona no quería perderse el espectáculo y vigilante lo vigilaba desde las alturas.

El chaval tuvo la suficiente paciencia como para estar inmóvil sin hacer el mas mínimo movimiento, y cuando pilló al animal despistado salió al ataque.

De un salto alzando el brazo clavándolo, pero en el aire desvío su arma. No pudo hacerlo.

El corazón, acelerado, parecía que se le iba a salir del pecho. No fue capaz de matar salvajemente al herbívoro que salió despavorido con ágiles blincos.

Aspirando un poco de aire intentando calmarse.

Se dispuso a sacar la lanza que estaba clavada en la tierra, desplazándola con agilidad y un fuerte tirón.

Cayó de culo.

_ Me cago_ Gritó mientras se condolía acariciándose el trasero.

Mientras tanto unas carcajadas incontroladas resonaron en el cielo.

_ Será torpe_ Se dijo a si misma burlona la dragona. _ Pero en el fondo es gracioso_

Cada día era mas humillante para Jacke.

Estudió durante semanas la manera de cazar sin tener que presenciar con sus ojos la agonía de sus presas.

Tuvo otra idea. Cavó un hoyo enorme, tapándolo con matorrales y madera podrida, para que cuando el animal se situara en la madera el peso lo hiciese caer. 

Horas después la alegría se apodero de Jacke.

_ Lo he conseguido. Por fin, yuju_ Gritó feliz. _ Por fin lo he logrado_ Y su felicidad fue interrumpida cuando el dragón le ordenó matarlo.

_Se que soy tu esclavo, y no puedo desobedecer tus ordenes, pero por favor te suplico, no me hagas matarlo.

Cazare para ti_ Y con la cabeza cabizbaja como si estuviera hablando con su Dios, se arrodilló ante ella.

Entonces el dragón lo miró, viendo en su rostro sinceridad, y pensó, este humano es muy diferente a los salvajes que me hicieron enloquecer años atrás. Este tiene sentimientos.

_ Esta bien_ Dijo ella. Y sin pronunciar mas palabras le dijo que se levantara.

Sorprendido por la reacción que tuvo el monstruo, no pudiendo olvidar que ese demonio fue el que asesinó a sus padres, se lo agradeció con un suave gracias, y  respirando mas pausadamente cambio de rumbo.

La relación entre el joven y la dragona era prácticamente nula. Apenas se dirigían la palabra. Intentaban evitarse, y así iban pasando los días.

Una madrugada el acalorado joven no pudiendo dormir se vio obligado ya que el calor sofocante apenas lo dejaba respirar, a refugiarse en el lago, el baño le sentaría bien. Estuvo dando unos aleteos por la calmada agua y un gemido le hizo despertar de su tranquilizante baño. _ Anda, si es el pequeñín_ Y nadando hacia la orilla se dirigió hacia el.

Su compañía era agradable aunque fuese un dragón, pero bueno aun es un bebe y no tiene el instinto depredador de su madre.

El adolescente entablo mimos con el bebe dragón, y acariciándole el mentón el sueño se fue apoderando del pequeño.

Un fuerte y pavoroso bramido atemorizo a la pareja. Cuando Jacke vio al monstruo justo delante de él supo que la cosa no pintaba nada bien.

La dragona nunca le puso una garra encima, pero en ese instante todo cambio. Lo agarró y de un zarpazo lo empujo, parecía que estaba poseída por el mismísimo diablo.

Con semblante desafiante, rugiendo como si se le fuese a ir la vida en ello siguió acrecentando berridos desenfrenados.

_ Te negué rotundamente la posibilidad de estar cerca de mi hijo. ¿Me estas desafiando?_

Inesperadamente, los ojos desafiantes de Jacke aparecieron en escena.

_ Ese mismo sentimiento de odio sentí en mis carnes cuando me maltrataron.

Esos ojos me hacen recordar tanto_ Dijo la dragona casi en un susurro imperceptible.

_ No me das miedo_ Continuó Jacke_ ¿me oyes? acaba ya con mi vida y déjate de tantas estupideces.

Es una crueldad que esta criatura viva al lado de una aborigen como tu. Cuando crezca se volverá cruel. Se trasformara en un  asesino porque lo aprenderá de ti_

Las palabras del muchacho hirieron más que cualquier arma. Le hicieron tanto daño que le dijese todo aquello.

Pero es lógica esa reacción, acepto con resignación el animal. Yo le he golpeado y capturé como esclavo.

Jacke estaba mas demacrado y con largas barbas y cabellos. Después de varios meses el físico le estaba pasando factura.

Una mañana estaba tan cansado que decidió tumbarse en la hierba. Minutos mas tarde se le acercó su único amigo, el  dragoncito, aunque su madre se lo prohibiera con firmeza un tiempo atrás, esta, no se volvió a pronunciar más en ese aspecto desde la última pelea con el chico.

El pequeño con el tiempo aprendió a hablar el idioma de su amigo humano como su madre, y cada vez sus preguntas eran mas continuas.

_ Me dijiste hace tiempo que tus papis murieron pero ¿Qué les pasó?_ Preguntó un día curioso el bebé dragón.

La dragona madre rondaba cerca escuchando con interés disimulado lo que Jacke tenia que decirle a su hijo.

_ No puedo decírtelo_ Le dijo el chico_ les pasó algo muy violento y es un tema para mayores, ¿entiendes?_

_Jo, pareces mi padre_ y enfurecido salió corriendo.

_ ¿Tu padre?_ preguntó el joven, cuando volvió la vista y vio a la dragona parada. Sudores recorrieron su frente. _ha dicho su padre como un decir. Así que tranquila, no lo piensa de verdad_ Acabó de decir con temblona voz.

_ ¿Aquí te sientes  maltratado Jacke?_ Preguntó sorpresivamente ella en respuesta.

Mirándola de frente pensó que era la primera vez que lo había llamado por su nombre, y añadió un, ¿Por que me dices eso? Con total intriga.

_ Porque si es así_ Contestó su pregunta_ te doy la libertad.

Eres una buena persona, no quiero que lo pases mal. Te lo digo de corazón_

El chico quedó desconcertado, no supo ni que decir, y cuando la miró más detenidamente en la claridad del día, logró ver algo en lo que no se había fijado antes. En el costado de la bestia alada, marcadas se hallaban horribles cicatrices. 

_ ¿Qué te ha pasado?_ preguntó con gesto indignado.

_ Estas cicatrices no sanaran nunca. No por las heridas en si, esas ya no duelen, son los recuerdos los que dañan.

Pero me has hecho entender que todos los de tu raza no sois iguales. Tu tienes el alma pura.

_ ¿Qué recuerdos?_ preguntó Jacke, desconcertado, con pequeñas lágrimas rebosándole los ojos, se mordía la lengua e intentaba secarse el llanto con la manga.  Y a la vez pensaba, no eres la única que tiene ese  sentimiento.

_ Antes de partir quiero que me digas que te pasó. Tal vez así entendería algunas cosas_

_Hace 250 años vivíamos en armonía y serenidad_ Explico el dragón con ojos cansados_ Había oro escondido bajo nuestras sagradas tierras. Los humanos querían arrasar con toda la riqueza, pero un problema se interpuso entre el oro y ellos.

La avaricia los dominaba, pero grandes dragones les impedían llegar hasta su ansiado botín.

Hubo una gran masacre, y al final se salieron con la suya.

Decidieron atacarnos, no recuerdo bien, estaba muy aturdida. Y cuando desperté estaba atada con enormes cadenas rodeando  mi cuerpo.

No conformes con eso, era torturada cada minuto de las 24 horas que dura un día, sintiéndoses orgullosos de dominar a la gran bestia.

Estuve más de 200 años secuestrada, siendo golpeada y humillada. Hasta que conseguí escapar.

Mi furia fue insostenible. Les odiaba tanto. No tuve piedad. El odio me invadió.

Cuando  llegué a mi hogar ya no era el mismo, estaba todo destruido. Sin nada, solo una gran soledad.

Les seguí odiando hasta el día de hoy. Tú me has hecho saber que no hay que cerrarse al mundo.

_lo siento, lo siento mucho _ hablaba Jacke desconsolado extendiéndole la mano_ Estamos en paz. Yo también he cambiado mi manera de pensar hacia ti, pero quiero que entiendas porque te odiaba tanto.

Estoy vivo gracias a mis padres. Ellos me escondieron de unas infinitas llamaradas. Hace mas de 15 años, un dragón arraso con nuestra aldea quitándoles la vida a todo lo que se cruzaba a su paso, pero creo que es hora de dejar el odio atrás.

Lo hiciste para protegerte de los hijos de puta que destruyeron tu apacible hogar. A tu familia. 

Los dos fuimos victimas de la maldad. Los dos nos quedamos sin nada.

Hace años, mi aldea también fue atacada como la tuya. Pero ya no te odio, ahora, estas perdonada.

Convencido aunque apenado decidió marcharse, entendía que aquel no era su mundo. La despedida fue triste y muy intensa, el pequeño dragón lloraba.

La dragona añadió unas palabras cortando el emotivo momento. _Antes de que te marches tengo algo que darte.

Cuando llegué a casa después de la destrucción cuando huí, vi reflejar algo, era lo único que brillaba entre tanta devastación.

Tómala, es tuya_

Jacke contemplo la perla mas preciosa que jamás había visto, y con una hermosa sonrisa abrazándoles les dijo, nos volveremos a encontrar. Vendré a visitaros.

Holita 😉

No me negareis que el vídeo en una pasada. Oju, cada vez que lo miro parezco un bebe babeando XDD

Espero que os haya gustado esta actualización.

Cuidaos y hasta pronto.

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. elisheba30
    Abr 27, 2011 @ 11:01:26

    Hola mi jasunica sirena.
    Paseandome por este mundo de ensueño,donde todo parece posible.
    El video una pasada como bien dices me quedo mirandolo sin parpadear,la historia una pasada,bonita,tierna,dura,es MARAVILLOSA.
    Decirte que cada vez que habla la dragona oigo tu voz,no se por que,pero es asi,cosa curiosa 🙂
    Las imagenes una pasada me gustan muchisimo,menuda galeria mas chula,los dragones,ese animal mitologico con tanta fuerza,me encantan.
    Un besazo y ya sabes… a por mas.
    PD:Moito moito moito

    Responder

  2. Ana.
    Abr 27, 2011 @ 18:53:43

    Los prejuicios, ese acto que todos creemos amigo y que nos hace ve sin ver.
    Lo mejor es guiarnos por lo que sabemos y no por lo que creemos, porque a veces podemos equivocarnos y perdernos algo tan maravilloso como la bonita amistad de un majestuoso dragón;)

    Me encantó la historia, nos habla de saber perdonar y ponerse en la piel del otro, de los prejuicios que se construyen con verdades a medias.

    La galería preciosa como poco y el vídeo espectacular una pasada que mola mucho jeje.
    te vas superando a cada nueva entrada.
    Cuidate y a seguir así 😉

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: