LA CASA EN EL CAMINO.

        

        Como todas las mañanas con los periódicos en el carro me dirijo repartirlos.

 Cada vez que paso por esa casa el corazón se me congela, es como si dejase de latir y aguantando la respiración casi inconscientemente camino ante ella.

 Cuando me encuentro con este edificio imágenes en mi cabeza como flashes me hacen estremecer.

 Veo sangre y muerte, y un sentimiento sobrecogedor me inunda todo mi ser.

 Comenzó a suceder hace un año, que fue la primera vez que me encontré con esta casa, cuando me dieron este trabajo.

 Pareces recién salido de las tinieblas, tu semblante frío y demoniaco hace que se me erice el vello junto a un sudor frío que recorre mi cuerpo cuando me acerco; eso es lo que sucede siempre todos los días, cuando frente a esta casa me encuentro.

 Un rostro deteriorado por la avanzada edad y unos ojos ensangrentados son mi peor pesadilla, solo que mis ojos no están cerrados en mi cama si no abiertos frente a esta casa.

 Es mi trabajo, si no evitaría pasar por esta zona. El hombre en este edificio me hace revolverme en el miedo.

 Al día siguiente comencé mi trabajo diario con la esperanza de que en la lista de reparto aquella casa no estuviese. Pero como siempre y cada mañana ahí estaba, escrita en la lista y haciendo volcar mi corazón.

 Después de la mitad de mi reparto llego a mi pesadilla diaria pero esta vez no veo, es extraño, no esta el viejo en la calle como suele hacer por las mañanas, y atemorizado entro al porche para dejarle el periódico en el buzón.

 Ahí estoy yo solo en este lugar de espanto sin poder evitarlo, ese es mi trabajo.

 Como una súbita tormenta de nieve el frío caló mis huesos y las imágenes de siempre comenzaron.

 Esta casa es demasiado aterradora y acabara matándome, es lo que pensé.

 A la mierda el buzón dejo el periódico en el suelo y salgo pitando.

 Siempre que paso por este lugar me vienen las imágenes de sangre y muerte, cada vez se esta haciendo mas insoportable para mi, es asfixiante vivir diariamente estos sucesos. Hasta que ocurrió algo distinto, 3 días después al pasar cerca de la misteriosa casa escuche una voz. ¿Alguien me llama? aterrado pensé_ ven a ayudarme chico_ volvió a insistir la misma voz, sonaba temblorosa, asustada, débil, y continuó diciendo suplicante _no me dejes aquí en este infierno_.

 ¿Me estoy volviendo loco? ¿Qué me esta pasando? con todo lo que he experimentado todo este tiempo. ¿Por que ahora la voz del viejo en mi mente resuena una y otra vez pidiéndome ayuda?

 El pavor penetra en cada latido de mi sangre, estoy abatido, me siento cansado y quiero dejar todo esto atrás.

 A parte de seguir con estas visiones, estar reviviendo una pesadilla tras otra a diario y sentir la agonía de esta persona, ahora escucho su voz. ¿Que mas puede pasar?

 Despavorido como si mi vida dependiera de un hilo corro, el pánico se hace dueño de mi cuerpo y como si una atadura en mi garganta me asfixiara la respiración se me corta.

 Tengo el presentimiento de que algo se me escapa de las manos, mientras corro y mi respiración vuelve es algo que me viene a la mente.

 Huir es lo que no paro de hacer ¿y que he logrado con ello? nada.

 Empezaron las pesadillas días atrás ¿que mas puede pasarme? ahora hasta en mi casa, en mi cama, se hacen mas constantes conforme pasan los días, las visiones empeoran día a día, el viejo me llama con mas insistencia, no me deja ni dormir, ya no puedo huir.

 Me he decidido, tengo dos opciones, dejar mi vida e irme lejos, o enfrentar lo que esta pasando para no perderla. Me gusta donde vivo, me gusta mi trabajo, y si quiero conservarlo solo hay una opción.

 He decidido que debo entrar a esa casa y descubrir la verdad de ella.

 Algo malo pasó, no se que podrá ser pero tengo un extraño presentimiento guiado por las visiones. Algo horrible acecha a esta espeluznante casa, mis instintos me lo gritan, mi intuición me lo exige y mi corazón me lo indica, sigue adelante, es lo que me digo.

 Voy a llamar a la policía, no les comunicare mis presentimientos porque no me tomaran en serio, pero en este momento ellos son los únicos que pueden ayudarme.

 La policía fue a investigar cuando les avise ese mismo día de que el viejo que antes veía todos los días deje de verlo y cuando toco a la puerta nadie me abre.

 Les abrió la puerta un muchacho joven, me contaron después cuando les pregunte.

Me dijeron que en esa casa no hay señales de que viva nadie mas.

Después de lo que me contaron me siento desconcertado, ¿me estoy volviendo loco? en este momento dudo hasta de mi sombra, es tan extraño, pero estoy seguro, vi a un anciano salir de esa casa, y no quiero pensar que todo haya sido producto de mi imaginación, no estoy loco, fue tan real como el aire que respiro.

 Volví a soñar con el anciano días después, desprendía tanta amargura en este sueño, estaba sufriendo tanto a la vez que gritaba, ¡¡¡AYUDAME!!!! Sácame a la luz, no puedo irme de aquí, ¿por que no me ayudas? volverá a hacerlo otra vez, no le dejes, se pronunció con tremenda angustia en sus ojos.

 El sufrimiento que el siente cuando se apodera de mis sueños me lo hace sentir a mi, es tan espantoso y triste.

 El sobresalto tras el inquietante sueño no me dejó volver a dormirme hasta horas mas tarde después de tomar una determinación; si la policía no me hace caso voy yo mismo a investigar.

 Corre rápido, ve a la casa, se pronunció con alterada voz el anciano en un nuevo sueño.

 Desperté de un salto y sin pensarlo abandone la cama y cogí las llaves de mi coche decido a plantarme en aquella casa de pesadilla.

 Estaciono justo al lado de la cochera viendo como un coche oscuro sale diciéndome a mi mismo persíguelo.

 Se que en esta intranquila noche voy a descubrir algo. Se que mi intuición o lo que quiera que sea me lo grita. Se acabó huir, es lo único que me digo últimamente.

 Sin parpadear observo que el coche se mete en una calle a la derecha y le sigo con mucho cuidado para que no me descubriera.

 Después de aproximadamente 1 hora conduciendo el coche del extraño individuo se detiene.

 Para en una casica pequeña en mitad del campo donde no hay nada alrededor.

 El silencio de la noche es tranquilizador para casi todos, porque para mi el no saber a lo que me enfrento me pone enfermo.

 Tengo que ser valiente aunque el pánico me engulla por cada rincón de mi piel y esperar a que el sujeto salga de la casita.

Unas

  horas después mi deseo se cumplió y cuando el desconocido se alejo entre.

 Todo esta en orden, la casita es pequeña y parece acogedora, pero a pesar de la apariencia siento escalofríos  provocándome visiones que aumentan por momentos a pesar de estar en otra casa. Eso me hace tener la certeza de que no sigo una pista errónea, estoy en el lugar correcto.

 Repentinamente empiezo a encontrarme mareado y físicamente aturdido. Aquí en esta casa se encuentra el secreto que tanto he ansiado descubrir, lo se.

 Estoy exhausto si no me ayudas, ¿que hago viejo? estoy perdido.

 Una mano blanca casi translucida aparece de la nada, tragando saliva elevo la mirada. Verte delante de mí me deja muy sorprendido, te veo como la última vez que te vi, pero a la vez cambiado.

 Antes eras un alma llena de odio y ahora eres un alma en pena por no haberte hecho caso ¿verdad? ahora no estoy soñando te vuelvo a ver. Por favor perdóname.

 Estoy atando cabos, ¿estas muerto, verdad? ¿Quien eres?

 El dedo índice de su estropeado dedo señala la pared, sus labios temblorosos me hace entender que detrás de esa pared están todas las explicaciones.

 Rápidamente me fui dispuesto a sacar la verdad a flote, con un único pensamiento, cerciorarme de que no estoy chalado. Ese era más fuerte que el miedo.

 La mañana siguiente esta siendo ajetreada, después de llamar a la policía todo esta siendo un descubrimiento tras otro.

 Una niña fue encontrada viva en esa cabaña justo en el lugar que les dije, donde señaló el anciano.

 Semanas mas tardes encontraron un cementerio de cadáveres, entre ellos niños. El impacto tras la noticia fue tan estremecedora para mí que aun hoy después de un año no he logrado superar aquellas emociones del todo.

 El asesino fue mandado a la cárcel. Por fin todas estas almas descansaran en paz y la niña fue devuelta a su familia.

 Pareces recién salido de las tinieblas, tu semblante frío y demoniaco hace que se me pongan los vellos de punta al acercarme a ti, pero ahora ya no me das miedo, estas tan cambiado, te veo feliz.

 Eras un espíritu que luchaba por liberar a una preciosa niña y gracias a ti el asesino pagara lo que hizo, has hecho que encarcelen a un asesino en serie en busca y captura durante años, y por ello yo te digo, descansa en paz amigo.

Espero que os guste el relatillo de hoy;)  ultimamente estoy espesa y en que me he visto de terminarlo jiji.

Cuidaos y hasta la próxima 🙂

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ana.
    Jul 08, 2011 @ 10:51:23

    Hola Jasu.
    Ya ha pasado un tiempo desde que no te veía por aquí.
    Bueno por lo menos veo que no lo has dejado del todo, que de vez en cuando sigues mostrándonos tu arte :D.

    Pues tu entrada me parece entretenida de leer y la imagen que has puesto da realmente miedo, mola.
    Parece ser que a veces es mejor no dejarse llevar por las apariencias y seguir tu instinto aunque sea pasando miedo, jeje, o por lo menos ha sido lo que al muchacho de tu relato lo salvó.
    La ficción de vez en cuando muestra algunas verdades pero aplicarlas a la vida real casi siempre resulta cuanto menos difícil 😉
    Un saludo y cuídate.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: